@ladelaoctava

18 abril, 2014

Los piececitos marcados por calores pasados se derriten sobre asfalto caldeado al ir a tu encuentro. Las columnas manteneoras del divino templo de mi persona caminan al ritmo que mi corazón les marca. Las caderas se contonean con cadencia pesarosa sin querer romper el aire que las rodea sino acariciándolo. La cintura escondida guarda carcajadas reservadas para los chistes que la harán quebrarse. El suave valle con mi lunar favorito refugiado templa el fuego eterno que ha de prender nuestros cigarrillos compartidos. Los brazos recogidos se cruzan protegiendo lo que más duele, un corazón tembloroso aterrado y con frío.
Mi sonrisa oculta sólo se asoma en dulces miradas a retoños regordetes que se asombran ante el color de mis cabellos.
Con la de veces que la regalé.
Con la de veces que mis miradas se iluminaron sin soles ni lunas.

@ladelaoctava

Anuncios

Cerveza, un lazo y penas

Las personas negativas terminan por debilitar nuestro estado de ánimo con su influjo. Al comunicarse en términos que favorecen a que el pesimismo se contagie y sea el ambiente predominante.
Por ello rodearse de gente con una actitud positiva, que resulten proactivas y que reaccionen a las adversidades de manera resolutiva eficientemente y además mientras lo hacen luzcan una sonrisa, sería el ideal.

La búsqueda de la belleza, en términos absolutos (guiño-guiño), es la que me lleva a tratar de que las personas que me rodean sean felices.

Y conozco una buena manera de hacer que alguien esté contento. Además a Pepa le gustó tanto cuando se la conté que le dedico este post que andas leyendo.

Le pones una cervecita (a mi un mojito mejor que no soy nada cervecera, lo digo por si alguna vez os da por invitarme a algo :P) en la mano y un lazo en el pelo (para los caballeros, un elegante y primaveral sombrero en la cabeza) y algo mejor estaremos todos. Él/ella y los que tratamos con una persona más contenta que transforma su mal humor, como quien no quiere la cosa, en buenrollismo de manera cuasi instantánea.

¡Haced la prueba!

Picnic primaveral 1ª parte

Viernes soleado, primero de la primavera de un año que promete desde que llegó a nuestras vidas. La mejor compañía, bebida, comida y ¿qué más se puede desear? Ah, sí, no tener a la neoagrupación de Amo a Laura, con guitarrista incluido, a nuestra vera xD

20140327-111922.jpg

El marco es muy importante si la compañía es forzada la que no deseamos que sea, pero si estamos con gente a la que amamos y/o admiramos el sitio es lo de menos. Aunque estar agustito en un lugar hace que este se convierta en especial y se construyen recuerdos asociados a dicha localización y con la gente que te facilita sentirte así. ¿Nos vemos y te cuento la 2ª parte? 20140327-111932.jpg

relléname los huevos

Ya os he dejado dos recetas caseras (albóndigas y tortilla de patatas) con imágenes del paso a paso, así que hoy mejor os dejo una foto del resultado final sólo. A ver si conseguís que os queden los huevos bien duros cocidos y que después de rellenarlos luzcan así de bonitos 😉

TIP – Cuece los huevos con remolachas y las claras te quedarán teñidas de manera natural dando un aspecto diferente a tus huevos, así cuando los rellenes puedes jugar a combinar el color del continente (clara ligeramente púrpura) con el del contenido (aguacates triturados con poca nata y algo de aliño, ejemplo de relleno).

¿Quién no ha comido alguna vez almóndigas o cocretas? Incluso habremos oído decir arradio, amoto, amarrón y demás perlas linguísticas.

Pero hoy siguiendo con las recetas caseras fáciles voy a dejar un paso a paso fotografiado de cómo hago yo las albóndigas. Ya el otro día os enseñé el de mi tortilla de patatas y hoy quería compartir esta recetita 😉ALMÓNDIGAS

Rápido: aliñamos la carne, hacemos bolitas y las enharinamos, las freímos, las dejamos aparte, hacemos un sofrito de cebollita, añadimos las albóndigas previamente fritas, dejamos reducir la salsa hasta que esté en el punto adecuado y listo.

Dad el paso y hacedlas vosotros mismos.

Sencillísimas de hacer 🙂

ducha – bañera

Ya me centré en un post anterior en la cocina y específicamente en los fregaderos.

Hoy quería hacerlo en el baño y, más concretamente, hacer una reflexión sobre la elección entre instalar ducha o bañera cuando sólo se tiene un cuarto de baño en casa.

Lo primero es pensar en las personas que van a utilizar habitualmente el baño. Si hay bebés, nenes, adolescentes, adultos o ancianos y si alguien tiene algún tipo de dificultad en cuanto a movilidad. Supongamos que no hay ancianos ni pequeñines en casa, habría que pensar entonces en cuántas personas van a hacer uso de ese único baño del hogar. Supongamos que son dos personas las que comparten el baño, hombre y mujer, si sólo son compañeros de piso (no pareja) lo más lógico sería que una ducha fuese más cómoda por rapidez de uso, por ser de más fácil acceso, por optimización del tiempo en cuanto a limpieza del baño se refiere…

Si este fuera el caso y además suponemos que tenemos un plato de ducha en vez de una bañera, lo mejor sería tener una mampara en vez de una cortina de baño.

Y si además el baño es pequeño y sólo tiene lavabo, retrete y bañera-ducha, la elección es más que obvia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dicho esto, si dejamos volar nuestra imaginación… lo ideal sería que aunque tuviésemos sólo un baño, este tuviera espacio suficiente como para instalar tanto plato de ducha como bañera y así poder usar una u otra según conveniencia. En ese caso mi elección sería clara: plato de ducha de grandes dimensiones con mampara de cristal de seguridad y bañera exenta, con grifería no incorporada en la cerámica de la bañera en sí sino lo suficientemente próxima como para llenar la bañera de agua pero sin que el grifo moleste una vez estés dentro de la misma.

la negación del hipster

Es curioso que los hipsters por lo general nieguen serlo. Suelen ser personas que buscan diferenciarse del resto, huyen de lo mainstream. De ahí que sea complicado identificarlos. Tienen características comunes pero el propio concepto de hipsterismo hace que cada hipster sea único aunque tenga gustos similares a otros hipsters.

evolution_of_the_hipster

Y es que me fascina este movimiento, por llamarlo de algún modo, del que ya hablé en un post anterior. Siempre que he intentado conseguir una confirmación por parte de alguien sobre si se consideraba hipster ha resultado en desastre. Lo niegan, incluso algunos se llegan a sentir ofendidos si los etiquetas como tal.

Eso que hacen en algunas revistas de tratar de dar claves para reconocerlos me parece faltar al respeto del espíritu del hipsterismo, así que os dejo con la duda de si ese al que siempre habéis llamado mordenito ahora es hipster o qué.