Walking Alive

Los comienzos siempre son alegres, uno se ilusiona con que el cambio será para bien, pone toda la carne en el asador, se implica para llegar a sus objetivos y sólo el tiempo te dice si el esfuerzo tendrá sus recompensas.

Empieza el nuevo curso, los niños vuelven al cole, los jóvenes a los campus, los no tan jóvenes a sus estudios o puestos de trabajo… En septiembre empieza un nuevo año, no queremos esperar a enero para ponernos nuevas metas, no queremos esperar para estar ilusionados con nuevos caminos que conocer.

Concentración para que no se desdibuje la meta, para que seamos capaces de no desviarnos del camino, para que sonriamos mientras lo andemos, para que haya algunas manos a las que agarrarse durante el mismo, para que las piedras sean pequeñas y haya pocos tropiezos, para que el sol nos caliente cuando tengamos frío, para que la lluvia nos sacie la sed cuando desfallezcamos, para que la brisa refresque la fatiga de la sinuosa vereda que hemos de recorrer.

Anuncios

¡Alimenta este blog con tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s