Cerveza, un lazo y penas

Las personas negativas terminan por debilitar nuestro estado de ánimo con su influjo. Al comunicarse en términos que favorecen a que el pesimismo se contagie y sea el ambiente predominante.
Por ello rodearse de gente con una actitud positiva, que resulten proactivas y que reaccionen a las adversidades de manera resolutiva eficientemente y además mientras lo hacen luzcan una sonrisa, sería el ideal.

La búsqueda de la belleza, en términos absolutos (guiño-guiño), es la que me lleva a tratar de que las personas que me rodean sean felices.

Y conozco una buena manera de hacer que alguien esté contento. Además a Pepa le gustó tanto cuando se la conté que le dedico este post que andas leyendo.

Le pones una cervecita (a mi un mojito mejor que no soy nada cervecera, lo digo por si alguna vez os da por invitarme a algo :P) en la mano y un lazo en el pelo (para los caballeros, un elegante y primaveral sombrero en la cabeza) y algo mejor estaremos todos. Él/ella y los que tratamos con una persona más contenta que transforma su mal humor, como quien no quiere la cosa, en buenrollismo de manera cuasi instantánea.

¡Haced la prueba!

Anuncios

2 pensamientos en “Cerveza, un lazo y penas

¡Alimenta este blog con tus comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s